Wir wissen, dass

Wir wissen, dass wo immer es its, es ist in der nähe des Walder (sabemos que, donde quiera que esté, se encuentra cerca del bosque),  es un ornamento tallado sobre un trozo de madera encontrado en Alemania que nos recuerda un útero. Junto con su color, rojo vibrante, y su ubicación, Los Placeres de Lola, este ornamento se muestra en esta composición cíclica en la que el orden y la repetición son aceptados como factores humanos. Las líneas no son rectas, la intensidad de la pintura varía y no tenemos el control sobre los factores que permiten la repetición de una naturaleza que se percibe a través de una periodicidad manifiestamente femenina y ornamental.

Calle Lavapiés, Madrid.